7 hábitos para obtener un Programa de manejo reproductivo altamente efectivo

Alcanzar un excelente desempeño reproductivo es una meta crítica.
Aunque numerosos factores de manejo y fisiológicos, entran en juego cuando se trata de ver el desempeño reproductivo, Paul Fricke, especialista en reproducción de ganado lechero de la Universidad de Wisconsin, recomienda que usted debe concentrarse en los siguientes siete factores clave:

1. Insemine a las vacas en el momento correcto. El momento de la I.A., en relación con la detección del comportamiento del estro o la sincronización de la ovulación, pueden afectar posteriormente la fertilidad.

2. Mejore la eficiencia de la I.A. Esto se refiere a los factores afectando las tasas de preñez debido a la técnica de la I.A. Investigaciones han mostrado consistentemente, que la gente responsable de llevar a cabo la I.A. en el hato, puede tener un efecto profundo en la fertilidad. En pruebas de investigación, la fertilidad de las vacas inseminadas por técnicos profesionales en I.A., casi siempre rebasan lo que obtienen los empleados del hato, Fricke explica. Hay que invertir en el entrenamiento de los empleados en el establo y/o utilizar los servicios de un Técnico Profesional en I.A., cuando se sospeche que la técnica de la I.A. es la causa del riesgo de una baja concepción en los establos.

3. Insemine a las vacas rápidamente después del final del periodo de espera voluntario. El primer servicio de I.A. post-parto, representa una oportunidad única para el manejo reproductivo de las vacas lecheras en lactancia, porque todas las vacas en el hato tienen un estatus de preñez conocido en este momento (no gestante). Esto permite el uso de sistemas de sincronización hormonales que usan a las prostaglandinas sin el riesgo de provocar el aborto de gestaciones establecidas previamente.

4. Mantener una alta exactitud de los protocolos. Para lograr el éxito con protocolos de I.A. a tiempo fijo, cada establo tiene que desarrollar un sistema para administrar las inyecciones correctas, al grupo de vacas correctas en los días correctos. Entonces, el personal debe posteriormente inseminar el grupo de vacas correcto. La incapacidad para cumplir con los protocolos es una causa frecuente del pobre desempeño reproductivo, y necesita ser tomada en cuenta cuando estos protocolos se ponen en marcha para manejar la reproducción, menciona Fricke.

5. Identificar a las vacas no-gestantes después de la I.A. (pero no demasiado pronto). A pesar de que desde hace tiempo ha sido aceptado que el estatus de preñez debe ser verificado tan pronto como sea posible después de la I.A., la exactitud de los resultados de diagnóstico de gestación temprana determinado después de la I.A., es complicada por pérdidas de preñez posteriores. Por lo tanto, es recomendado que la palpación rectal no deba ser hecha antes de aproximadamente 35 días después de la I.A., dice Fricke. El ultrasonido no debe ser hecho antes de 28-30 días después de la I.A.

6. Sin demora re-inseminar a las vacas no-gestantes. Si bien nos basamos en la sincronización de la ovulación y la inseminación a tiempo fijo para mejorar los primeros servicios de I.A. y reducir el impacto de la pobre detección de celos, con una buena I.A. y el porcentaje de vacas elegibles a la primer I.A. a tiempo fijo, a menudo es seguida por un tiempo de retraso excediendo los 60 días antes de que las vacas que fallaron en concebir sean detectadas y re-inseminadas. Aunque nuevas estrategias se encuentran bajo desarrollo, Fricke recomienda la administración de GnRH a todas las vacas en el día 32 después de la inseminación a tiempo fijo previa, y llevar a cabo un diagnóstico de no-preñez al día 39, con lo que las vacas no gestantes podrán continuar el protocolo que se recomienda.

7. Adopte y adapte las nuevas tecnologías. Muchas tecnologías están ahora disponibles para ayudar al manejo de la reproducción en hatos lecheros grandes. Algunas de esas nuevas herramientas, serán incorporadas en los sistemas de manejo de los establos lecheros, pero otras no lo estarán. Cada gerente o dueño en los establos debe evaluar el potencial que estas nuevas tecnologías tienen que ofrecer, concluye Fricke.